Bienvenidos a la Clínica Fernández-Crehuet

Solicite cita médica o estética.

Horario:
Lunes a Viernes
Mañanas:
10.00 - 13.30
Tardes:
16.00 - 20.30

Dres. Fernández-Crehuet

Compromiso y profesionalidad con nuestros pacientes.
El dermatólogo es el especialista más preparado para tratar los problemas de la piel, el pelo y las uñas. Debemos protegerlos y cuidarlos cuando estén sanos y tratarlos cuando estén enfermos. Nuestro compromiso es ayudarte a mantener una piel y un pelo sanos y diagnosticar y tratar precózmente sus alteraciones.

Servicios de Dermatología

Abordaje integral del acné activo y sus cicatrices combinando tratamientos médicos y estéticos novedosos como los peelings químicos y el láser.
Revisión de lunares, identificación y extirpación de lesiones sospechosas de malignidad.
Extirpación de forma estética de verrugas, fibromas y tumores cutáneos
Dermatitis Atópica y otros problemas la piel infantil
Diagnóstico y tratamiento de problemas alérgicos de la piel.
Identificación y tratamiento de enfermedades venéreas
Control de la hipersudoración con métodos invasivos (toxina botulínica) y no invasivos (fármacos e iontoforesis)
Identificación, análisis y tratamiento con métodos médicos y estéticos
La terapia fotodinámica permite tratar el cáncer de piel evitando los riesgos de la cirugía. Se realiza mediante la aplicación de un dispositivo especial de luz sobre la piel dañada previamente preparada con una crema fotosensible.

Unidad de alteraciones del pelo

(Problemas Capilares)

Alopecia Androgénica y otras causas de pérdida de cabello, pelo fino y desvitalizado. Diagnóstico tricológico y tratamiento con las últimas novedades publicadas en revistas científicas
Realizada por Dermatólogos acreditados

Servicios de Estética

El uso de la mesoterapia (combinación de múltiples vitaminas y ácido hialurónico diluido), el plasma rico en plaquetas, los peelings químicos y el láser de luz pulsada permite mejorar la calidad y la textura de la piel proporcionándole un aspecto más saludable, vivo, y luminoso.
Corrección y suavización de arrugas de manera natural con toxina botulínica y ácido hialurónico.
La infiltración de ácido hialurónico especialmente preparado para los labios, proporciona un aspecto mas hidratado, sin arrugas de los labios desvitalizados. Dependiendo de la cantidad y la técnica puede lograrse un aumento de volumen o proyección suave y natural del labio.
La mesoterapia (vitaminas + ac hialurónico) y el plasma rico en plaquetas permite aportar los componentes esenciales de la dermis para que la piel luzca más sana y luminosa.
Tratamiento individualizado de manchas solares y tipo melasma mediante peelings y laser.
Reduccion de grasa localizada y tratamiento de celulitis mediante la novedosa BTL Exilis Ultra 360. Este dispositivo ha sido galardonado como mejor producto estético en 2017.
Lifting facial, abdominoplastia, otoplastia (corrección de orejas), liposucción, blefaroplastia (corrección de ojeras), implantes mamarios.
Tratamientos no invasivos mediante radiofrecuencia y ultrasonidos, e invasivos con mesoterapia
Mediante esclerosis y láser. Tratamiento de venas pequeñas con láser.
Tratamiento con peelings, laser y nanopore turborroller.
Mejoria de las cicatrices secundarias al acné grave mediante la técnica de multipunción (nanopore turborroller), peelings químicos y corrección de cicatrices profundas con acido hialuronico

Información de Interés

Quienes Somos

Dermatologos Fernández-Crehuet Córdoba

La Clínica Fernández Crehuet está compuesta por un equipo de profesionales con una brillante trayectoria profesional. Los dermatólogos Pablo Fernández Crehuet y José Luis Fernández Crehuet son Doctores en Medicina con la calificación Sobresaliente Cum Laude por la Universidad de Córdoba. Participan activamente como investigadores y docentes en los Masters de Estética y Tricología junto con la asistencia de pacientes en su clínica incorporando los últimos avances en dermatología estética y capilar.

Preguntas Frecuentes

  1. Debemos evitar la sequedad de la piel aplicando cremas hidratantes de forma regular adecuandolas a la zona a tratar y al tipo de piel de cada persona.
  2. Durante el invierno, las manos y los pies tienden a enfriarse de forma llamativa, por lo que debemos usar guantes y calcetines abrigados y evitar el frío en estas zonas.
  3. A pesar de que las bajas temperaturas del invierno nos inciten a ello, evite bañarse o ducharse con agua muy caliente, ya que las altas temperaturas del agua pueden dañar la piel y producir que se irrite.
  4. La piel seca y dañada durante el invierno puede facilitar que se produzcan pequeños cortes o heridas. Consúltelas con su dermatólogo para tratarlas de forma adecuada en caso de que se produzcan.
  5. En invierno deberá abrigarse para evitar el frío. Utilice tejidos naturales como el algodón (el algodón permite que el aire circule mejor entre la ropa y la piel) o lana.
  6. Si va a estar expuesto al sol, no olvide que a pesar de que sea invierno la radiación ultravioleta puede dañar su piel, por lo que es recomendable que utilice cremas con filtro solar y sombreros o gorros en el caso de alopecia, especialmente en las zonas de montaña donde la nieve hace efecto “espejo”, es decir de reflexión, multiplicando la radiación ultravioleta. Hoy día no se concibe un cosmético diario que no lleve protección solar, y de esta forma se aborda al mismo tiempo, la hidratación, la protección frente al sol y el efecto cosmético deseado.
  7. El tabaco tiene un efecto nocivo directo sobre la piel, y además restringe la circulación de la sangre a los pies, por lo que ya tiene una razón más para abandonar este hábito.
  8. La piel de los labios es muy delicada, así que no la olvide en el cuidado diario. Es muy fácil que los labios se resequen, agrieten y que, inclusive, sangren. Por ello, trate de tenerlos bien hidratados. En invierno es recomendable aplicar algún bálsamo labial hidratante y protector.
  9. Los niños y las personas de más edad son más sensibles a las temperaturas extremas. Estas normas deben ser más exhaustivas en ellos.
  10. El dermatólogo, especialista en piel, pelo y uñas, es el profesional adecuado y preparado para resolver los problemas de la piel y aconsejarle de forma individualizada.
  1. Aplicar 30 minutos antes de salir de casa, sobre la piel seca, un protector solar en cuya etiqueta se verifique que es “de amplio espectro", es decir, que filtre tanto los rayos UVA como los UVB que tenga un Factor de Protección Solar de al menos 30. Se debe evitar las horas centrales del día ( de 11 de la mañana a 3 de la tarde)
  2. Cantidad y textura adecuada. Hay diferentes texturas, siendo los geles o sprays los indicados para las zonas con pelo. Debe aplicarse en abundancia. La dosis teórica recomendada es de 2 mg por cm2, pero como regla práctica se recomienda aplicar una cantidad suficiente que cubra de forma homogénea. No debemos olvidar proteger también los labios.
  3. Protegerse también los días nublados. Una cubierta gruesa de nubes protege más que una ligera pero los rayos solares atraviesan las nubes y dado que no sentimos calor nos quemamos más fácilmente.
  4. Repetir la aplicación cada dos horas de exposición solar, después de meterse en el agua o de practicar ejercicio o si se ha sudado mucho. Hay productos con fórmulas resistentes al agua adecuados para realizar deportes acuáticos o nadar. Estos son: a) Water-resistant: cuando el fotoprotector no ha perdido la capacidad protectora después de 40 minutos de permanencia dentro del agua. b) Waterproof: cuando el fotoprotector actúa durante más de 80 minutos después de entrar en contacto con el agua.
  5. Ropa y complementos adecuados. La mejor fotoprotección es la física: una gorra o sombrero, una camiseta de algodón, preferiblemente de manga larga y color oscuro, unos pantalones, gafas de sol son los complementos perfectos para este verano.
  6. Fotoprotectores orales. Por su acción antioxidante, antiinflamatoria o inmunomoduladora. son una buena ayuda a nuestra inmunidad, pero de ninguna forma sustituyen a los protectores solares.
  7. Beber agua o líquidos para evitar la deshidratación.
  8. Estas normas deben ser más exhaustivas en los niños y educar con el ejemplo, ya que, se ha demostrado que las quemaduras solares durante la infancia son causa de cáncer de piel en la edad adulta. Para menores de 3 años se recomiendan cremas que sean solo de filtros físicos para minimizar el riesgo de sensibilización (alergias). Nuestra piel tiene memoria y acumula la radiación solar durante toda nuestra vida.
  9. Autoexploracion. Tan sólo se necesitan un par de minutos, una vez al mes, para comprobar si hay signos de cáncer de piel. Desde cuero cabelludo hasta las plantas de los pies. Es muy sencillo e, incluso, podría salvarle la vida. Una pequeña herida que no cicatriza o un lunar que cumpla los criterios ABCDE (asimetría, bordes irregulares, coloración heterogénea, diámetro superior a 6 mm y evolución con cambios importantes) debe ser revisada por un dermatólogo.
  10. Acuda a un dermatólogo para un diagnóstico precoz. Ante cualquier cambio importante en algún lunar o duda sobre alguna lesión cutánea consulta con un dermatólogo. El dermatólogo, especialista en piel, pelo y uñas, es el profesional adecuado y preparado para resolver los problemas de la piel y aconsejarle de forma individualizada. El pronóstico (gravedad) cambia drásticamente del momento del diagnóstico.

Los fotoprotectores también caducan: Todo compuesto químico tiene un periodo de eficacia, pero pasado un tiempo sufre, como ocurre en cualquier medicamento, una etapa de descomposición en el que pierde eficacia.

Asimismo estos productos no requieren condiciones especiales de conservación, pero una vez abiertos deben usarse en esa temporada, ya que pierden eficacia de un año para otro. No obstante, hay que tener en cuenta la fecha de caducidad y el PAO (Period after openning).

El primero es el periodo máximo en que puede emplearse con eficacia un producto determinado, se abra o no. El PAO, en cambio, es el periodo en el que el producto pierde utilidad desde el momento en que se abre. Pasado este tiempo no es que el producto sea dañino, sino que pierde eficacia.

Si por error se utiliza un protector solar caducado, “lo habitual es que pierda eficacia, pero no produce daño en la piel salvo los derivados de una protección solar inadecuada”.Así, si está caducado, no hay que utilizarlo con más frecuencia para obtener la misma efectividad, sino que “debemos desechar su uso”.

En la actualidad son múltiples los productos que forman parte de un fotoprotector y sería difícil aclarar cuál de ellos es más o menos duradero, pero en líneas generales los físicos pueden ser más duraderos que los químicos, siempre manteniendo el criterio de pérdida de eficacia al año.

En cuanto a si la textura de un protector solar es más eficaz que otro, no son factores a considerar a la hora de la caducidad. La industria prepara los productos para su conservación según el excipiente empleado.

Los consejos antienvejecimiento los podemos dividir en los inherentes al cuidado de nuestra piel y los de nuestro organismo en general.

Cuidados de la piel:

Limpieza diaria con jabones suaves no agresivos.

Hidratación con cremas adecuadas para cada textura de piel. La publicidad de cremas milagrosas, falsamente rejuvenecedoras, enturbian nuestra labor profesional. Como especialistas sólo nos guiamos por la prescripción de principios activos que hayan demostrado científicamente su beneficio en el rejuvenecimiento cutáneo como son el ácido retinoico, la vitamina C, los alfa hidroxiácidos y un corto etcétera. Eso no quita el beneficio en la hidratación y nutrición de nuestra piel de la mayoría de las cremas del mercado. La hidratación diaria con las cremas adecuadas es importante y debemos aprender de la cultura oriental que convierte los cuidados de la piel en una fuente de placer y no en una pesada obligación. Fotoprotección adecuada según fototipo de piel, hábitos y época del año. La tendencia actual es a recomendar como mínimo fotoprotectores del 25 y su reaplicación cada 2-3 horas según época del año.

Cuidados generales:

  • Dieta adecuada con verduras y frutas que según varios estudios favorecen la hidratación cutánea además de aportar antioxidantes a nuestro organismo.

  • Ingesta adecuada de líquidos.

  • Abstención de tabaco y no abuso de alcohol.

  • Ejercicio físico moderado.

  • Evitar sobrepeso, dietas inadecuadas y adelgazamientos rápidos.

  • Dormir de 7-9 horas.

  • Vida sexual adecuada.

  • Vida relajada sin stress (lo más difícil de todo).

  1. Disminuya la exposición al sol desde las 11 de la mañana a las 3 de la tarde; es decir, cuando el sol es más intenso. Intente efectuar sus actividades al aire libre por la mañana temprano o al atardecer.

  2. Use sombrero, camisa de manga larga y pantalones largos cuando se exponga al sol. Elija materiales bien tejidos para una mayor protección frente a los rayos solares.

  3. Aplique un protector solar antes de cada exposición al sol y vuelva a aplicarlo frecuentemente, al menos cada dos horas, en el tiempo que permanezca expuesto. El fotoprotector se debe aplicar después del baño o después de una gran sudoración puesto que los productos difieren en el grado de resistencia al agua. Recomendamos fotoprotectores con un factor de protección de al menos 15.

  4. Use un fotoprotector sí realiza actividades a gran altitud como escalar montañas o esquiar A mayor altitud existe menos atmósfera para absorber la radiación solar y, por tanto, el riesgo de quemadura es mayor. El sol también es más intenso cerca del ecuador donde los rayos solares contactan con la tierra más directamente.

  5. No olvide usar su fotoprotector en días cubiertos. Los rayos solares son tan peligrosos para su piel los días nublados y cubiertos como los soleadas.

  6. Las personas con alto riesgo de cáncer de piel (trabajadores al aire libre, especialmente de piel clara, y personas que ya han tenido cáncer de piel) deben aplicarse el fotoprotector diariamente.

  7. La fotosensibilidad, un aumento de sensibilidad a la exposición solar, es un posible efecto indeseable de ciertas medicaciones, drogas y cosméticos, y de la píldora anticonceptiva. Consulte con su dermatólogo, médico de cabecera o su farmacéutico, si usa uno de estos productos, antes de exponerse a la luz solar.

  8. Si usted desarrolla una reacción alérgica a su fotoprotector cambie el producto. Hay muchos en la farmacia y alguno debe irle bien.

  9. Cuidado con la superficies reflectoras. La arena, nieve y el agua pueden reflejar más de la mitad de los rayos solares sobre su piel. Sentarse en la sombra no garantiza la protección para evitar una quemadura solar.

  10. Evite las salas de bronceado. La luz UV emitida por los *baños bronceadores" causa quemaduras y envejecimiento prematuro y aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

  11. Enseñe a los niños a protegerse del sol desde muy pequeños El daño solar ocurre con cada exposición no protegida y se acumula a lo largo de la vida.

Puede  manifestarse  de  múltiples  formas , en ocasiones  con  picor o ardor y, lo más  frecuente,  con lesiones  cutáneas que van de  un  eczema  irritativo a  una alergia, aunque  incluso se  puede  manifestar con  lesiones de urticaria, alteraciones  de la  coloración etc..

Los  parabenos   han  tenido  y  tienen mala  fama  debido a los  problemas  que  plantearon  en su  comienzo, al estar  en  grandes concentraciones  y ser  usados, antes que a nivel cosmético, a nivel médico,  en  enfermos con la  piel alterada por ulceras. En los  últimos  años la  existencia  de  sensibilización a ellos por su  presencia  en cosméticos  es  prácticamente  nula.

La  mayoría  de  los  cosméticos  tiene fragancias en concentraciones muy bajas, desde el año 2003 existe una lista de 26 fragancias  de declaración obligatoria proporcionada por STAMPA (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética). Con todo, las  fregancias  pueden dar lugar  a dermatitis alérgicas de contacto, siendo las más frecuentes el Lyral, Geraniol, Linalol y Eugenol. Por  todo ello es aconsejable en personas con  piel sensible  utilizar cosméticos sin perfume. Además, algunos de ellos pueden ser  fotosensibles y manchar la piel.

Ocurre preferentemente  con el aceite esencial de bergamota,  que  puede  ser  causa  de la dermatitis de Berloque (caracterizada por hiperpigmentaciones y otras lesiones cutáneas). El aceite  de bergamota se  obtiene  de un cítrico, la bergamota, que posee un aroma muy fresco y contiene Linalol, Limoneno y Bergapteno: este último es  una  furocumarina que es sensible  a la  luz. Además  de  utilizarse como  fragancia es  utilizado en cosmética  como antiséptico, cicatrizante, antiacné, etc.

Diccionario Dermatológico

Información útil sobre términos dermatológicos

Testimonios

Últimas Noticias

Doctoralia Awards 2017

Doctoralia Awards 2017

DOBLE NOMINACION de los Dres. Pablo y José Luis Fernández-Crehuet Serrano al prestigioso galardón de mejor Dermatólogo del año 2017…

Seis signos cutáneos que te deben hacer consultar con un dermatólogo

Seis signos cutáneos que te deben hacer consultar con un dermatólogo

La hidratación, el mantenimiento de una dieta adecuada y el ejercicio físico no son los únicos hábitos saludables que puedes…